Global searching is not enabled.
Skip to main content

Blog entry by Iglesia AVIVA

Devocional | Perseverando en la oración

Devocional | Perseverando en la oración

Así nosotros nos dedicaremos de lleno a la oración 

y al ministerio de la palabra. Hechos 6:4 | RVR1960

Sin duda, nos toca ser perseverantes en nuestros devocionales, cada día leyendo la Palabra de Dios y orando; pues solo de esa forma podremos crecer más espiritualmente y ser sensibles a la voz del Espíritu Santo. Es una manera de aprender más de la Palabra y crecer en ella. Quien tiene el habito de orar cada día, en su vida ve la acción de Dios en los momentos bueno y los momentos no tan buenos también. Sin embargo, si no oramos con frecuencia, vamos dejando morir esa pasión por Dios en nuestro corazón, y las iremos sustituyendo por otras cosas (malos hábitos, costumbres perjudiciales o que poco aprovechan, etc.) a ocupar el lugar que a Dios le corresponde. Hoy, es el mejor día para una invitación para que analices tu vida, y realmente puedas ver quién es el que está ocupando el primer lugar en tu ella. ¿Será Dios? Si no lo es, pídele al Señor que restaure tu vida y que te ayude a ponerlo a Él, el primero en TODO. 

Dios desea  tener comunión con sus hijos, y nosotros necesitamos tener comunión con Él. De hecho, la oración es el medio que nuestro Padre Celestial nos da para comunicarnos con Él en cualquier momento. Recuerda que El Señor no duerme, está las 24 horas para ti esperando que le hables  y te comuniques con Él. Así que, perseveremos en oración y que cada oración que hagamos sea en Su voluntad, no olvidando que Su voluntad es siempre agradable y perfecta. Corre y ve a orar. ¡Dios te está esperando! 

  • Reflexión: Si quieres que una planta tenga vida, debes regarla. Si deseas mostrar que quieres a una persona, debes demostrárselo. Si cortas las raíces de un árbol, este se morirá ¿verdad? Del mismo modo pasa con la oración. La oración es esa raíz con el Señor y con nuestra vida y para nuestro espíritu. Es una manera de comunicarnos con nuestro Dios y decirle como nos encontramos, lo que anhelamos que Él pueda hacer, etc. Lo interesante de todo esto, es que Él siempre nos estará escuchando. Como dice este versículo, tenemos que leer la Palabra y orar cada día. Eso nos ayudara a tener una mejor relación con Dios. Si tú haces el devocional cada día  y lo conviertes en un hábito, tendrás un crecimiento espiritual como nunca antes hayas obtenido. Que nuestro árbol de la oración sea una raíz que alimenta nuestra relación con Dios. Para llegar a conseguir este hábito de orar, sólo necesitas perseverar cada día en la oración, aun cuando no apetece. De hecho, aún cuando no te apetezca, díselo al Señor, que no te apetece, y de ese modo ya estarás orando y poco a poco seguirás conversando, donde Dios pondrá en ti tanto el querer como el hacer. Persevera en la oración y alimenta tu vida espiritual directa con el Señor. ¡¡Que no te lo cuenten!! Practícalo desde hoy mismo.

  • Share