Global searching is not enabled.
Skip to main content

Blog entry by Iglesia AVIVA

Devocional | Clama por Su respuesta

Devocional | Clama por Su respuesta

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré 

cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3 | RVR1960

¿No sabes qué decisión tomar? ¿No sabes cuál es la voluntad de Dios para solucionar ese problema que te agobia? ¿Será que Dios piensa igual que tú? ¿Será que Dios no respalda lo que quieres hacer? ¿Cómo averiguarlo? Básicamente, buscando a Dios en intimidad. Evidentemente, afectan otros pequeños detalles y factores, pero lo principal, es buscar Su respuesta, buscar a Dios en la intimidad de Su Presencia. Allí, es dónde Él hablará directo a tu corazón, a través de Su Palabra o de otra persona, para enfocarte lo que Dios quiere o piensa. 

Pero fíjate bien, y anota que este pasaje bíblico, nos está enseñando que debe ser clamando. Existe una diferencia evidente entre orar y clamar. Cuando uno clama, está pidiendo o requiriendo algo con vehemencia o desesperación. Anhelar y desear Su respuesta con desespero; estar ansioso por conocer a Dios, solícito de Su Palabra; estar gimiendo de pasión por Dios, no es una simple oración. Es decir, no es una oración base diciendo “Señor, te pido que me hables”, sino que se trata de un anhelo mayor. Cuando se habla de clamar, se habla de un deseo más profundo; y tal debe ser ese deseo de escuchar Su voz, que nuestro interior clame y esté quebrantado de dolor cuando no le buscas. Como el aire para vivir o el alimento diario, que es necesario para seguir teniendo vitalidad y energía, del mismo modo debemos anhelar Su voz, Su Palabra y Su respuesta diaria para nuestras vidas. 

¿Por qué no aprovechas este momento, para clamar a Él y así poder resolver con Su respuesta, ese problema que tanto te asedia en tu interior? Pruébalo ahora mismo, y verás que gratificante es ver que Dios responde cosas personales que sólo tú vas a conocer, y secretos únicos que sólo serán entre tú y Dios; forjándose una linda amistad que Él quiere tener contigo. 

  • Reflexión: Si has decidido comenzar a clamar y no sólo orar en tu tiempo de devocional, déjame decirte, que esa decisión te llevará a empezar a entablar una intimidad personal y más profunda con Dios y Su Espíritu Santo. Este versículo es clave, porque te da el secreto. Es decir, Dios mismo te dice que CLAMES a Él y que Él te responderá. Basándonos en que Dios no se puede contradecir, esto implica, que cuando buscas a Dios con sinceridad y clamor, Él te responderá siempre. Sin embargo, el problema surge cuando queremos que Dios nos conteste de inmediato. También surge cuando a veces, la respuesta no es la queremos escuchar, o incluso, cuando la respuesta no llega a ser en el momento que nosotros esperábamos. Pero lo hermoso de esto, es que es justo ahí cuando Dios comienza a madurarnos y enseñarnos a esperar en Él y confiar dependientemente de Él y Su respuesta. Lo bueno de todo este versículo, es que Dios dice, que te mostrará cosas que nadie sabe, y esto va produciendo un deseo mayor por estar con Él, pues está diciendo que nos mostrará cosas únicas a aquellos que clamen a Él.

  • Share